HISTORIA

Fundada el 22 de noviembre del 2018, nace como iniciativa al observar resultados positivos en distintas historias de vidas. Sanaciones logradas por medio de la integración de distintos conocimientos, técnicas terapéuticas y medicinas, y que no todos tienen la posibilidad de acceder a ellos, sea por razones personales o sociales.

Al observar de manera recurrente una notable falta de educación de la comunidad en general, en materias de salud y bienestar, tanto física como mental, y en derechos y deberes como ciudadano, notamos que dichos factores han conllevado que nuestro país obtenga un alto índice de depresión y adicciones en Sudamérica.

Para poder transformar este escenario, es necesario abrir espacios donde se complementen los servicios de educación y de salud en general. Donde la comunidad pueda recibir la información que complemente su educación y servicios recibidos, necesarios para entender y comprender su complejidad como ser humano y ciudadano. Capacitando a su vez, a funcionarios y profesionales de distintas áreas.

 

Por lo anterior, es que el objetivo de la Fundación Luna Alegre es la "creación, desarrollo, entrega, difusión y fomento de programas de salud, terapéuticos, educativos y de servicios de terapias complementarias y afines, desde una visión integral, promoviendo el concepto de Salud Consciente para el apoyo en la salud de la ciudadanía".

FUNDAMENTOS

Gran parte de nuestra historia de vida se encuentra condicionada desde que somos concebidos y en la medida que nos desarrollamos somos influenciados por nuestro entorno familiar y sus creencias, la educación, cultura y política social y por las experiencias personales, así también por factores de nuestra herencia psicobiológica. Esta mezcla de factores contribuye a desarrollar una personalidad y entendimiento de la vida única y particular, que nos permite vivir o sobrevivir y desarrollarnos como seres humanos.

Entendiendo que la "salud" es un estado de bienestar natural que deriva del equilibrio y coherencia entre el sentir, el pensar y el actuar, los cuales están influidos por la convivencia humana, el entorno social y la naturaleza, la enfermedad derivaría del desequilibrio de uno o más de estos factores. Por ello, en la medida que hay más dolor que alegrías, más frustración que desarrollo, es necesario revisar los condicionamientos, pensamientos y hábitos que no nos permiten sentirnos felices ni en paz consigo mismo, pues dichos factores son los que finalmente nos desequilibran creando trastornos y enfermedades en general.


Como “salud consciente”, nos referimos al entendimiento, comprensión y manejo consciente del autocuidado y nuestra responsabilidad sobre la propia salud. Para lograrlo, es necesario conocernos, lo que requiere contar con la educación necesaria para desarrollarnos adecuadamente, tanto como individuo como ciudadano.